¿La mejor protección antivirus?

La informática lleva décadas entre nosotros. Ha sido uno de los principales motores de grandes cambios en la sociedad, desde la forma de comunicarnos, hasta cómo compramos, cómo trabajamos, nos entretenernos… la lista es casi infinita.

Pero en todos estos años, hay un incómodo compañero de viaje, al que ha sido imposible expulsar de nuestro lado: los virus.

Programas que sin nuestro consentimiento borran información, la modifican, la roban o que tan solo molestan, los virus informáticos han ido evolucionando de la mano de los ordenadores y redes de comunicación, haciéndose cada vez más complejos a la par que el resto del mundo digital en el que están inmersos.

No pocos han intentado combatirlos, creando contra-medidas de toda índole y buscando esa barrera indestructible, que mantenga alejados a esos molestos y perjudiciales programas, una “Línea Maginot”, imposible de superar….

Lamentablemente, eso no ha ocurrido, y muy difícilmente pueda ocurrir. Es como pensar que podemos dotar a nuestra casa de un sistema anti-robo totalmente inexpugnable… Quizás podamos equiparnos con un buen sistema de alarma, instalar rejas en puertas y ventanas, contratar vigilancia privada, e incluso tener un gran pastor alemán en la puerta de casa, con carteles de advertencia y todopero sabemos que cualquiera con los recursos y el deseo de hacerlo, puede entrar en nuestra vivienda.

 

Lo mismo ocurre con nuestros humildes ordenadores: todos los sistemas de protección actuales simplemente limitan, en diversa medida, el acceso de los programas maliciosos hacia nuestros equipos.

Pero, si la protección que brindan es en “diversa medida”, ¿cuál representa la mejor protección antivirus? ¿qué nos protege en mayor medida? Vamos a analizar algunas respuestas que suelen darse a estas preguntas.

 

"Yo soy el mejor antivirus"

No todos los ordenadores y demás dispositivos electrónicos son utilizados de la misma forma. No todos contienen el mismo tipo de información. Pero en todos los casos, que un software malicioso se apodere de nuestros datos o del control de nuestro equipo no es un plato de buen gusto para nadie.

Hay quienes apoyan la idea de que el simple hecho de usar responsablemente nuestros equipos ya es suficiente protección, y expresan frases como las del subtítulo de arriba… pero este es un pensamiento un tanto peligroso en los tiempos que corren: ya no sólo los correos electrónicos, las memorias usb o la descarga e instalación de software son la vía de entrada de virus a nuestros ordenadores. Debemos pensar que en la actualidad, el simple hecho de visitar un determinado sitio web podría comprometer nuestro equipo, aprovechando vulnerabilidades de los navegadores o instalando complementos en los mismos.

Por otra parte, las vulnerabilidades de día cero (fallos de seguridad de programas y sistemas no detectados por los fabricantes del producto) representan un grave problema para todos los usuarios de dispositivos informáticos, en los que todos, hasta los más cuidadosos, pueden verse afectados.

Una justificación recurrente de quienes evitan el uso de antivirus suele ser el alto impacto que estos programas producen en el sistema. Esto era verdad hace algún tiempo: muchos programas de protección se hicieron más conocidos por ralentizar el PC que por la protección que brindaban. Pero eso es cosa del pasado. Los nuevos antivirus han optimizado su funcionamiento, y esto, sumado a una mayor capacidad de los equipos con el paso de los años, ha hecho que ya nadie pueda quejarse de este problema…

 

"Un antivirus gratuito es suficiente"

Una vez más, cada caso es distinto. Pero en líneas generales, se confirma la máxima de que “lo barato, sale caro”, y si es gratis…

Las versiones gratuitas de los antivirus principales suelen incluir una cantidad considerable de publicidad y anuncios, molesta cuando menos, principalmente ofreciéndonos actualizar a la versión de pago. Además, muchos antivirus suministran los datos de registro de los “clientes gratuitos” a terceros, a fin de enviarnos aun más publicidad… AntivirusGratis2-FDGPor cierto, uno de los objetivos de muchos programas maliciosos es hacernos llegar publicidad de todo tipo, con lo que nuestro antivirus gratuito tendría un funcionamiento paradójicamente muy parecido al de muchos programas que intenta bloquear…

Por otra parte, es cierto que los antivirus gratuitos proporcionan una protección básica… pero sólo eso, básica. Las diversas tecnologías desarrolladas en los principales antivirus de pago no suelen estar presentes en sus versiones gratuitas, lo que deja una ventana de vulnerabilidad muy grande ante los programas maliciosos.

Por último, y no menos importante, sólo el software de seguridad pago cuenta con un servicio de soporte y atención al cliente, que pueda echarnos una mano en momentos en los que necesiten la guía de un experto en la materia.

 

"El antivirus más caro, el mejor"

Es cierto. El antivirus es la principal capa de protección ante todo el software malicioso que circula principalmente en la red de redes. Comprar una suite de seguridad de renombre contrastado por usuarios de todo el mundo puede ser una muy buena idea, pero no debe ser la única.

No hay una “Linea Maginot” de los antivirus, y aunque la existiera, también caería ante los programadores de virus y malware, tal y como su símil en el mundo real lo hizo en manos de los alemanes. Como ya dijimos, el antivirus perfecto no existe, y es necesario que el usuario intervenga y participe en la tarea de proteger su equipo, actualizando regularmente su sistema operativo, protegiendo las contraseñas, no accediendo a redes inalámbricas gratuitas, no descargando software de origen desconocido, siendo cuidadoso al abrir correos electrónicos y accediendo a páginas webs, configurando el sistema de forma apropiada

Son muchas las medidas con las que podemos evitar a estos molestos compañeros de viaje, los virus y malware en general. Los antivirus no son la forma definitiva de frenarlos, pero, especialmente en entornos Windows, es imprescindible que estén presentes en nuestros equipos, eso sí, siempre acompañados de nuestra prudencia y buen hacer...

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario